Nuestro Destete

La semana pasada se celebró La Lactancia con “World Breastfeeding Week” o en español la “Semana Mundial de la Lactancia Materna”. 

Sin duda alguna es un tema que no se puede separar del porteo. ¿Toda madre que portea es lactante? ¿Toda madre lactante portea? La verdad es que no, no son sinónimos, aún así el porteo aporta mucho a la lactancia.  

Aunque nuesta lactancia ya culminó, estoy sumamente agradecida de haber alimentado a mis dos hijos como bien fuimos diseñados. 

Hoy les quiero contar cómo fue nuestro destete, el de ambos. Primero les daré un pequeño background. 

A diferencia de otras mujeres, mi abuela, mi madre y mi hermana mayor todas lactaron, esto inconcientemente me preparó y durante mi embarazo, nunca hubo duda de que era lo que haría yo. Aún así, con la herencia de lactancia que tenía, los primeros meses no fueron tan fáciles para mí. 

Si, las mujeres en mi familia lactaron, pero a pesar de saber que estaba totalmente capaz de tener una lactancia exitosa, la verdad es que no había tenido una exposición a la lactancia en mi vida adulta. Habia visto a par de madres amamantando y eso era todo. 

Cuando Ivan nació (hoy tiene 7 años y medio) tuve dificultades durante mi estadía en el hospital. Me pasó lo que ocurre con muchas mujeres, el famoso, “Le tenemos que dar formula porque se le va a bajar el azucar. Yo acepté y también acepté que viniera una enfermera para ayudarme con la lactancia. Entre sentimientos encontrados, hormonas revueltas y lágrimas, gracias a sus consejos, en pocos minutos, logré pegar a Ivan a la teta y comenzar con la lactancia. No recuerdo tu nombre pero MUCHAS GRACIAS de corazón . 

Durante el primer mes recuerdo que oraba para que el no se despertara tan rápido, porque me daba un dolor horrible cada vez que amamantaba. Lo poco que sabía (sin saber nada) era que la lactancia no se supone que sea dolorosa y que yo estaba haciendo algo mal. Gracias a Dios tenía acceso a google y una noche me desvelé buscando imagenes y artículos. Logre entender que no lo estaba pegando correctamente y que necesitaba tener la paciencia y consistencia para asegurar que se pegara a la teta bien. La diferencia fue del cielo a la tierra y si no hubiera sido por eso, mi lactancia no hubiera continuado. 

Para ese entonces no sabía que existían grupos de apoyo o educadoras de lactancia que se dedican a ayudar a las madres. Ahora gracias a Facebook y otros medios sociales, la información y contacto de estas personas esta mucho más accesible. Si necesitas ayuda, aprovecha las educadoras de lactancias, haz una consulta privada, la mayoría estan dispuestas a llegar a ti y su conocimiento vale cada centavo del costo de la consulta.  

Regresamos al tema. Nuestro destete. 

Iván

Iván decidió destetarse al cumplir los dos años. Yo tenia siete meses de embarazo. La semana que cumplió, tenía que salir tempranito para una cita médica que tardaría media hora. Usualmente mi hijo me acompañaba a todos lados, pero hable con mi esposo y decidimos que esta vez no. La pregunta era… ¿Y la teta, Iván va a estar bien si se despierta y no estás? A lo que respondí, vamos a ver que ocurre. 

Llevaba par de meses con un poco de agitamiento. Ivan se pegaba aun un mínimo de tres veces al día, pero no parecia que estaba mamando para tomar leche, más bien estaba mamando por mamar. 

Me habían preguntado en muchisimas ocasiones que que yo pensaba hacer, si dejar que Iván  siguiera amamantando, si planeaba lactar en tandem o si destetaba. Mi respuesta siempre fue igual, veremos lo que ocurre. 

El día de mi cita médica fue el comienzo de la última semana de su lactancia. Cuando llegue a casa, él estaba despierto y feliz, pensaba que me pediría leche (el me decia “mak” mientras hacía la seña para leche ❤️)  pero no lo hizo, y decidí esperar a que él me lo pidiera. Para mí sorpresa, no me pidio leche hasta dos días después. Lactamos. Otra vez pasaron dos días y me pidió leche nuevamente. Lactamos. Pasaron dos días más y me pidió leche, esta vez le ofrecí una merienda y el aceptó como si nada. 

Así de rápido y fácil fue el destete de Ivan. Me sentí satisfecha con el tiempo que compartimos con la lactancia. A sus dos años aun siendo un “bebé”, lo noté listo para el paso que tomó. 

Vera

Dos meses después del destete de Ivan, nació Vera. Esta vez yo tenia la experiencia y confianza que adquirí con Ivan. El comienzo de la lactancia con Vera fue perfecto. Me sentía una pro. Llegamos a los dos años tan rápido, y claro, imposible no comparar la experiencia de ella con la de su hermano. Vera no mostraba ninguna señal de estar cerca al destete y no era tan madura como era su hermano mayor a su misma edad. Asi que continuamos. 

Durante el tercer año de lactancia admito que me sentia más y más lista para el destete. Necesitaba dormir más de noche. Le expliqué a Vera que mamá estaba muy cansada y necesitaba dormir durante la noche y que esperara a ver la luz del día. Las primeras noches se quejó, pero se tranquilizaba rápido con los brazos de mamá ❤️ se acostumbró al nuevo ritmo muy rápido. En las mañanas mi despertador era ella, me decía suavemente “Mamá ya se ve la luz”, y se pegaba. Una o dos veces al mes pasaba una noche dificil y en vez de recordarle que tenia que esperar al sol, la dejaba pegarse. Yo estaba más descansada y como consecuencia, más feliz 😂. 

Primer obstáculo ✔️

Acercándonos a sus cuatro años, llegamos a una etapa “intenso”. Yo trabajo fuera del hogar varias horas al día, mi esposo y yo somos afortunados de poder jugar el famoso juego “tag team”. Surge que cada dia, al llegar a casa, Vera inmediatamente demandaba toda mi atención (teta a su manera y encima con actitudes 😂 me rio para no llorar),   inmediatamente cambiaba su comportamiento, y yo sentía una irritación (me molestaba), al punto que estaba interrumpiendo nuestra dinámica familiar. 

Mi esposo siempre ha sido bien observador, me lo comentó y me preguntó ¿Hasta cuando piensas darle la teta? – – – ¿Que Queeeee? Me sentí ofendida, mi pensamiento fue algo como… Contra, después de casi 6 años en total de lactancia, ¿A estas alturas te vas a poner con eso? Respiré profundo y no recuerdo que le respondí. Recuerdo que me fui a caminar. Después de calmarme, hablamos. Le dije como me hizo sentir, me explicó que no era su intención, sólo que notaba que las reacciones mias eran a causa de “x” cosa. Tenía razón, ahora me tocaba a mí decidir que quería hacer para cambiar eso. 

Como ya mencioné, yo estaba lista para el destete. El sentimiento mio se reduce a esta frase en inglés “Any day now” 😂, seguí amamantando porque creo en respetar el ritmo de cada bebé/niño y que cada uno va a su propio paso sin olvidar que en este caso, yo también tenía un ritmo que respetar. Acepté que la lactancia era de las dos y si Vera quería continuar yo necesitaba cambiar algunas cosas para recuperar la paz

Hable con Vera. Le expliqué que mamá necesitaba dar menos teta. Pronto cumplia sus cuatro años, le dije que tenía pensado que para cuando ella cumpliera sus cuatro años (en par de semanas), mamá le daría leche una vez al día y que ella podia decidir si era cuando se levantara o cuando se acostaba. Era importante para mí hablar con ella y llegar a un acuerdo, no quería tomarla por sorpresa. Hablamos, nos entendimos. Fue un sentimiento “dulce-amargo”. Dulce porque necesitaba el cambio y triste a la vez porque poco a poco se acercaba el fin de un ciclo. 

Llegamos a sus cuatro años. Le recordé lo que habíamos hablado. Así estuvimos durante el cuarto año de lactancia. Hubo veces que ella quería leche en la mañana y otras veces en la noche. Hubo dias que yo no sentía ganas de darle la teta y se lo decía, aveces se molestaba aveces no. Nuestros días y mi llegada a casa se convirtió en algo alegre y dejó de ser estresante. 

Segundo obstáculo ✔️

Un nuevo año y Vera cumple cinco. Llegando al fin del 2016, hubo momentos en que Vera pasaba dos días sin pegarse. Volvía a pegarse una vez al día y repetía ese ciclo. Ya estábamos a punto del destete. Le pregunté par de veces si cuando cumplía cinco años aún necesitaría teta… Ella me decía que no (algo que en ocasiones anteriores ya había confirmado… para los tres, cuatro 😂). Llegó el nuevo año (2017) y con él el final. Vera cumplió cinco en Marzo, de Enero a Marzo se pegó tres veces. La última vez que lo hizo, ya había perdido la destreza de mamar. Poco tiempo después ni se que le hizo decirlo pero de la nada me dijo “Ahora tengo cinco y ya no no necesito leche”. 

Igual que su hermano mayor, ella estaba lista. Los últimos dos años tuve que implementar cambios, pero yo estoy confiada de que era lo mejor para ambas. 

Ambas experiencias fueron diferentes. El destete no es el fin de una relación cercana y gracias al contacto, el colecho y el porteo, aún disfrutamos la cercanía. 

Ahora me estoy acostumbrando a una nueva etapa de mi maternidad… Por la primera vez desde el 2009, no estoy embarazada, no estoy lactando, no tengo bebés en pañales… Me puedo tomar una ducha larga y todos sobreviven. Soy madre de dos niños grandes ❤️. 

Si llegaste hasta aquí, gracias por leerme, no acostumbro compartir detalles de mi vida íntima pero quería tener este proceso escrito y guardado para la memoria y por si mi experiencia puede ayudar a alguien más. 

Si estas teniendo dificultades con tu lactancia, necesitas apoyo o tienes cualquier duda, no estás sola. Dejame saber y te puedo referir a varias profesionales de la lactancia. 

Mi bebé mayor, Iván

Mi bebé pequeña, Vera

Anuncios

19 comentarios

  1. Wow Becky gracias por compartir tu experiencia. La mia cumple 3 esta semana, yo estoy lista pero ella no. Se despierta 1 o 2 veces en la noche pero hay noches q hasta 6 o 7 veces. Me siento cansada pero por ella saco fuerzas. He leído mucho sobre destete, luego veo lo grande q está la Lola de Tania y me digo a mi misma…. todavía no es tiempo.

    Me gusta

  2. Me encantó. Emma a los 2 años y 4 meses se destetó. Tenia 6 meses de embarazo y “breastfeeding agitation”. Sentia coraje cuando se pegaba, me retorsia de la sensacion de tenerla pegada. Pero ella ya estaba lista pues pasaban los días y se pegaba una vez y aveces no se pegaba en todo el día. Se pegaba y se quedaba ahí sin tomar nada, mas bien por comfort. Mi esposo estaba de viaje en esos meses, cuando regresó ella estaba tan envuelta en él, que se olvido de la teta y nunca mas volvió a pedir. Ahora con su hermana me pide aveces y llora que quiere teta, aveces dejo que se pegue pero no sabe como hacerlo, se ríe y se va. Igualmente fue dificil el comienzo con ella, tenia pezón invertido y no se podía pegar, con ayuda de consejeras de lactancia pude lograrlo. Fueron unas semanas bien fuertes pues yo sentía que yo era el problema. Igual que tu con mi segunda fue súper facil, ella se pegó como toda una experta desde que nació. Puedo decir que nunca me desvelé con ella, es una bebé super tranquila. ❤️
    Todavia me falta para dejar de lactar y lavar pañales 😂

    Me gusta

  3. Ojala y me vaya asi de “smooth” como suena tu escrito. Como siempre te leo, inspiras paz. Kudos 2 u! Yo llevo dos y ya estoy en el “any day now” aunque ahora mismo estoy tandem y por eso no tengo “tanta prisa” pero la cosa es q la mayor esta exactamente como describes q estaba la tuya. Agitación total!!!

    Me gusta

  4. Muchas gracias por compartir tu historia con nosotras. Jamás hubiera pensado que pasaría tanto tiempo entre un destete y el otro. Yo sólo tengo un hijo pero nos pasó de una manera amorosa y por elección del peque. Un abrazo.

    Me gusta

  5. Mi hija es como Vera, teta todo el tiempo. Tiene 15 meses y espero que sea como Vera algo tranquilo. Gracias por compartirlo, me da paz, saber que lo que uno vive no es la unica y siempre hay un final feliz.

    Me gusta

  6. Saludos! Hermosa su historia. Mi primer hijo lo lacte dos meses y luego me arrepentí, busque información de relactancia había pasado poco tiempo pero el ya no quería pegarse y lloraba mucho, fue un poco frustante. Ahora tengo una beba de casi 6 meses y la sigo lactando. Tuve el primer mes mucha complicación con el agarre y hasta mastitis pasé. También sufría cada vez que le tocaba comer porque me dolía. Mi esposo literalmente la pegaba yo no tenía el valor. Luego dominamos el agarre y fue tomo mejorando.
    Quiero seguir lactando hasta que ella quiera .Mi banco de leche se agotó y a duras me saco lo del próximo día para el cuido que es mi mama y aceptó que hace pocos días tuvo que tomar leche de polvo. ..Me sentí tan culpable.Como si fuera algo malo.

    Aún así me estoy disfrutando la experiencia y me encanta que tome su tetita en las noches con los ojitos cerrados tan tierna .
    Seguiré lactando con la ayuda de Dios .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s